mar 27 2009

Chaos Legion es un juego de acción 3D, con perspectiva en tercera persona, en el que tomamos el papel de Sieg Wharheit -también brevemente el de Arcia Rinslet- en su lucha por frustrar las intenciones de su otrora amigo y compañero de armas Victor Delacroix. De esta manera nos vemos empuñando una espada con la que dar descanso a quien se nos oponga, montando como escenario espacios lúgubres, tétricos y de ambientación gótica, que nos llevan por ciudades en ruinas, cavernas y bosques.

El tipo de acción que el juego plantea no es demasiado novedoso, pues comprende la típica dinámica matar para avanzar, pero sus desarrolladores han sabido aderezarla con ciertos elementos que la enriquecen y que, si no consiguen hacerla única, sí al menos despegarla de lo vulgar. Sobre todo destaca la intervención de las legiones, que el protagonista puede invocar para que le ayuden durante la lucha. Suman un total de siete, aunque sólo dos estarán junto a nosotros a la vez. Unas son de carácter defensivo y otras ofensivo. Además, no todas son igual de efectivas contra los mismos enemigos, por lo que la elección de una u otra no puede ser discrecional.

Otra baza que Chaos Legion juega bien para mantener nuestro interés, es la posibilidad de ver evolucionar a nuestro personaje y a las legiones. Cuando golpeamos a los rivales las legiones reciben puntos de experiencia, que después asignaremos a ciertos valores que las harán mejores, y no sólo a ellas, sino también a Sieg, puesto que adquirirá nuevos golpes y movimientos.

Y ya he dicho que no sólo manejamos a Sieg, puesto que en el nivel 9 entramos con Arcia, cuyos métodos difieren de forma notable de los del protagonista masculino. Si aquél se sirve de una espada, ésta esgrime dos pistolas de plata que, más que armas, se diría que son auténticas joyas. Con Sieg nos vemos avocados a la lucha cuerpo a cuerpo. Lo de Arcia es más sutil, valiéndonos de la distancia y de la seguridad de mantener a los enemigos a raya, aunque también podemos combatir con ella a base de patadas si lo deseamos. La otra gran diferencia con respecto a Sieg es que ella no puede invocar a las legiones.


Teniendo en cuenta que podemos jugar el título completo llevando a Arcia, una vez que lo hayamos completado por primera vez, la rejugabilidad de Chaos Legion es un factor más a su favor. Y no sólo por el hecho de que sean dos los personajes disponibles, sino porque también podríamos jugarlo potenciando y usando legiones de manera distinta a como lo hicimos en anteriores ocasiones.

La propia estética del juego, tan típica japonesa, con esos personajes estilizados, de rasgos aniñados, facciones afiladas, peinados imposibles, indumentaria inclasificable y habilidades de otro planeta, resultan por sí mismos un atractivo más, sobre todo para nosotros, usuarios de PCs, poco acostumbrados a ella. La propia Arcia es buen ejemplo de lo que digo: una joven de aspecto frágil y dulce que, sin embargo, dispara y golpea de forma virtuosa y fatal.

Y si seguimos hablando de las bondades de Chaos Legion, no podemos dejar de de mencionar sus excelentes vídeos, instrumentos a través de los cuales se nos narra la historia del juego. Artísticamente desbordantes de imaginación y realizados con maestría, algunos de ellos resultan estremecedores. De lo mejor que se puede ver hoy en día junto a los de Blizzard.

Pero no todo van a ser buenas palabras para este programa. Hay algunas cosas en él que dejan de merecerlas. Resulta un problema el hecho de que no se nos deje salvar cuando se nos antoje, típico rasgo consolero. En los niveles hay un par de puntos que, una vez alcanzados, nos permitirán partir desde ellos si nos matan, y no desde el principio. Pero esto es así sólo si continuamos con la partida en curso, puesto que si salimos del juego o volvemos a cargar la partida empezaremos desde el principio del nivel. Y lo cierto es que no son demasiado fáciles, más bien al contrario. Los primeros niveles se me hicieron complicados al no saber cómo enfrentarme mejor a cada tipo de enemigo y al ser las legiones y mi personaje aún débiles. Quizá los del medio son los más asequibles, por los motivos contrarios. Los niveles finales, más largos y atestados de enemigos, también pueden ponerse muy cuesta arriba.

Este es el principal problema de Chaos Legion, que puede tenerte varias horas tratando de superar un nivel intentona tras intentona. Lógicamente, se convierte en un inconveniente significativo, que puede desganar al más paciente. Otros dirán que su jugabilidad resulta demasiado simple, que no es más que ir asestando espadazos sin fuste. Yo digo que sólo es así de un primer vistazo. La intensidad del juego va in crescendo y, además de la acción pura y dura, nos ocupamos del desarrollo de nuestro personaje y las legiones, que, con el paso del tiempo, irán ofreciendo más.

En definitiva, Chaos Legion acaba siendo un buen juego de acción, con un estilo poco frecuente en ordenadores compatibles, que da más de lo que parece a simple vista, que premia al jugador insistente, y que puede resultar todavía mejor para quien sepa tolerar sus defectos.

Gráficos y sonido
La calidad técnica del juego es irreprochable. En el apartado sonoro destacan tanto música como efectos de sonido. Las composiciones para los menús y los vídeos son de un tono entre lo épico y lo místico, mientras que son algo más rápidas y contundentes las elegidas para las fases de acción. Los efectos resultan poco realistas, efectistas -valga la redundancia-, pero no por ello peores, más bien al contrario, sobre todo teniendo en cuenta que el realismo cuenta poco en un juego de fantasía.

Los gráficos están a un muy buen nivel, a pesar de que hay ciertos detalles que, observados individualmente, desmerecen del conjunto, como por ejemplo la profundidad en el dibujo de escenarios, que se antoja escasa, a lo que se le une lo que yo llamo el efecto miopía, es decir, que con la distancia los objetos se difuminan y pierden definición, quizá de manera exagerada. Las texturas, en especial las usadas para algunas construcciones, tampoco gozan de excesiva resolución pero, insisto, observado todo el conjunto gráfico, la impresión que dejan es excelente. Aspectos a destacar sobre los demás son la animación, el modelado y los efectos visuales, con mención especial a la perfección de líneas que lucen los personajes principales.

Jugabilidad
Dado su origen y vocación consolera, el método de control óptimo es el pad, de ocho botones, eso sí. Sin embargo, que no se preocupen quienes no dispongan de uno de estos dispositivos, porque con el teclado el programa es perfectamente jugable.

Los controles son las imprescindibles teclas de dirección, salto y ataque, a las que se unen otras para invocar a las legiones, ordenarles que ataquen, fijarles un blanco sobre el que disparar o pasarlas de modo activo al pasivo. Esto para Sieg, porque para Arcia, dado que no tiene capacidad para invocar legiones, tenemos las de disparar, atacar con patada, un movimiento especial con el que empieza a disparar sus pistolas hacia todo su alrededor y otro con el que puede apuntar de manera más precisa, algo así como un modo semi-sniper.

En Chaos Legion nos movemos por espacios tridimensionales, desde una perspectiva en tercera persona cuyo ángulo de enfoque cambia dependiendo del movimiento del personaje que llevamos, no siendo en ocasiones la más adecuada de las posibles. Esto es algo bastante habitual cuando se usa este estilo de cámara, aunque por suerte suele ser un inconveniente menor que, como en este caso, podemos corregir girándola nosotros mismos para conseguir un mejor encuadre.

Los niveles tienen una apariencia siempre sombría, con construcciones de tipo medieval, con aspecto de abandono. Aunque esta es la tónica dominante, también nos moveremos por cuevas, terrenos rocosos e incluso un bosque, en uno de los escenarios que visualmente más me han gustado.

Como dije, la mecánica del juego consiste en avanzar abriéndose paso entre la multitud enemiga. Aquí no nos encontramos con puzzles, palancas, ascensores, puertas que abrir ni nada por el estilo. Se trata de empezar a repartir mandobles, ayudados por la legión elegida, para limpiar la zona y pasar a la siguiente. En cada zona suele haber un bicho o enemigo principal que habrá que derrotar y que, en muchas ocasiones, suele ser el que genera a los demás, de manera que nuestros esfuerzos normalmente estarán centrados en despejar la zona lo suficiente como para acceder a él y untarle con la espada para matarlo cuanto antes.

Al final de cada nivel nos encontramos con el típico jefe de fase. Como suele ser habitual, las primeras intentonas sólo servirán para conocer cómo actúa, y una vez que lo tenemos “calado”, no suelen presentar excesiva complicación, aunque nunca son fáciles.

En cuanto a las legiones, punto importante del juego, podemos llevar dos por nivel, y convocarlas y desconvocarlas a nuestro antojo. Hay que tener en cuenta que esto consumirá alma, y que agotada el alma, la legión se esfuma. La manera de volver a llenarnos de alma es golpeando a los adversarios o bien utilizando los ítems correspondientes que cogemos por el mapa y guardamos en el inventario. Las legiones tienen un modo pasivo, con el que mantendrán una actitud defensiva en torno a nosotros, y un modo activo, con el que atacarán a todo lo que se menee y esté a su alcance. También, con el botón “apuntar”, podemos fijarles un objetivo sobre el que centrarán sus ataques, e incluso podemos inmovilizar a ese objetivo dependiendo de su nivel y el nuestro.

Y hablando de nivel, ya comenté que las legiones evolucionan gracias a los puntos de experiencia que acumulamos, y que a su vez hacen evolucionar al personaje que controlamos. Cada legión tiene unas capacidades propias y otorga a Sieg algunas más, como por ejemplo nuevos movimientos, mejoras en su ataque o capacidades defensivas. No sólo influyen en Sieg cuando las hacemos evolucionar; dependiendo de cuales elijamos para jugar un nivel, tendremos más o menos puntos de vida y de alma y mejores o peores aptitudes defensivas y ofensivas. Por eso es tan importante el papel que juegan las legiones, ya que no sólo cambian ellas, sino que cambian al protagonista.

Estrategia y trucos
Lo ideal es combinar una legión ofensiva con una defensiva, y que además sean aptas, entre las dos, para acabar tanto con enemigos orgánicos como metálicos. Una legión ofensiva nos ayudará a acabar con los rivales, y una defensiva reducirá, en buena medida, las posibilidades de que se nos acerquen lo suficiente para alcanzarnos con un ataque, lo que nos deja espacio y tiempo para centrarnos en enemigos importantes.

Al principio, la mayor dificultad estriba en conocer cómo atacan los enemigos y cómo se les ataca. Cuando te aticen un par de veces descifrarás lo primero, y habrás dado el primer paso para hacer lo propio con lo segundo. Quiero decir que no huyas, ve a por ellos para ver qué puedes hacerles y qué pueden hacerte.

Ya dije que hay bichos que son la fuente que genera otros, y que suelen constituir el objetivo principal de una determinada zona. Pues bien, dado que suelen estar rodeados por otros, lo ideal es que te abras hueco suficiente entre ellos para acometer un ataque contra el principal, dejando que tu legión se encargue de los demás. Ten en cuenta que recibirás algún golpe, al igual que la legión, y que puedes verte forzado a usar ítems de vida y alma para restaurarte. Es cuestión de calcular con cuanta intensidad puedes atacar al objetivo básico y cuantas reservas tienes o podrías necesitar.

En cuanto a las decisiones sobre la evolución de las legiones, teniendo en cuenta que son siete, yo he optado por potenciar dos, consiguiendo llevarlas prácticamente a su máximo. La contrapartida es que, renunciando a progresar con otras, Sieg goza de menos movimientos y capacidades. Esta es, pues, otra de las decisiones que dan contenido a Chaos Legion: reforzar hasta el máximo pocas legiones, o hacerlo de forma más moderada con todas ellas para que Sieg tenga más y mejores cualidades.

Comparándolo con…
Su referente más próximo en consolas sería Devil May Cry, pero en PC hay poco que se le asemeje. Podríamos hablar de Blade, pero sus estilos de combate difieren notablemente. También de Enclave, pero el combate en Chaos Legion es aún más directo si cabe, y no hay puzzle alguno que resolver.

En PC estamos más acostumbrados a que este tipo de juegos incluyan ciertas dosis de aventura y a una mayor interactividad con los elementos del escenario. Chaos Legion tiene un espíritu consolero muy puro, tanto que su mecánica está muy próxima a la de los arcades tradicionales de los salones recreativos, con el aliciente ya muchas veces comentado del uso de las legiones, que le dan un toque de distinción. Es un juego con unas características poco habituales en los juegos orientados a los ordenadores personales.

Lo que está bien
Técnicamente bueno.
Estéticamente novedoso, al menos en el ámbito de los compatibles.
Jugabilidad de planteamientos sencillos, pero con elementos añadidos que hacen que el interés por él no desaparezca a las primeras de cambio.
Dos personajes diferentes, con estilos diferentes, además de siete legiones que confieren al título buenas esperanzas de ser vuelto a jugar.

Lo que no está tan bien
No te permite salvar partida cuando tú lo desees, y teniendo en cuenta que hay ciertos sitios del juego bastante difíciles de superar, es probable que necesites repetir ciertas zonas o, en su caso, niveles enteros varias veces antes de superarlos. Si no eres especialmente habilidoso, este puede ser un inconveniente muy grave.

Por lo demás, aunque correcto, carece de esos elementos que acaban haciendo a un juego grande, ya sea por su soberbia composición técnica, por su jugabilidad única y ejemplar o por sus aportaciones al rumbo del mundo del videojuego.

################################################################################

Videos

################################################################################

* Plataforma: PC
* Idioma: Ingles
* Genero: Accion-Tercera Persona
* Formato: RAR-Ejecutable. exe
* Tamaño: 700 MB en Disco

################################################################################
* REQUISITOS MINIMOS:

- Windows 98/ME/2000/XP

- Procesador Pentium 1 GHz

- 128 MB de RAM

- 600 MB en disco

- Tarjeta de vídeo de 64 MB compatible con DirectX 8.1

- Tarjeta de sonido compatible con DirectX 8.1

- CD-ROM 4X

- Teclado y raton

* REQUISITOS RECOMENDADOS

- Windows 98/ME/2000/XP

- Procesador Pentium 2 GHz

- 256 MB de RAM

- 600 MB en disco

- Tarjeta de vídeo de 128 MB compatible DirectX 8.1

- Tarjeta de sonido compatible con DirectX 8.1

- CD-ROM 32X

- Teclado y raton

################################################################################

TAMAÑO DEL JUEGO:  95 mb SUPERCOMPRIMIDO DESCOMPRIMIDO PESA 700 mb

==================
Subido Por Mi
1 Link
DESCARGAR MEDIAFIRE

=================

Avisen Amablemente Si Hay Links Rotos

NOTA LEER: Una Vez Bajado Autoextraelo del WinRar y Ejecuta Setup.bat

################################################################################

MIS APORTES EN :

################################################################################

Me Costo Mucho hacer Este Post Solo Les Pido Simple Gracias o Un Comentario Que Toma menos De 5 Segundos De Lo Que yo Tarde En Subir Y Hacer El TuTo Para Ustedes.

Suerte y Que lo Disfruten

Dudas? Las Respondo En Comentarios

################################################################################

Un Saludo Desde

Si Te Gusto El Post va Flecha Si Te Parecio Deficiente

Si Hay Links Rotos Problemas u otras cosas Me Consultas.


Mensaje Privado
6734 Visitas


FavoriteLoadingAñadir a favoritos


Categoria: Acción, Rol, RPG

RSS Seguir Feed RSS Comentarios | Temas de IORI 101

Comentarios

Deja tu comentario

Debes iniciar sesion para poder enviar un comentario.

Terminos y Condiciones - Politica de Privacidad - Report Abuse - DMCA